BLA BLA

lunes, 14 de septiembre de 2009

Según sus ojos

Cuando le besa cualquier parte de su rostro, en una milésima de segundo…cierra sus ojos, es solo con un pequeño rocecito que desmorona la visión hacia el entorno.

Antes le daba vergüenza acercarse y observar su cuerpo porque toca instrumentos, dicen que la guitarra pertenece cuerpo femenino, pero todo era distinto, todo es algo interesante.

Cuando ni siquiera besa sus labios, ya siente la fuerza, siente su perfume, ve de nuevo que cierra los ojos, entrando a otra dimensión el par disfruta.

La mayoría del tiempo sus labios se le parten con la calidez del frío andante, pero no se detiene, solo se reciente a la hora de volver a mirarla y anhelar besarle su mejilla, que por cierto le gusta oler, olerla completamente.

Posee dos lunares y muy juntos provocando ternura en la mirada pseudooculta, esa idéntica al primer día, como ese conocimiento de la película francesa muy famosa.

A veces es como una película mezclada de muchas variedades, hada, ficción, suspenso, misterio, romanctismo, incluso terror, a la hora de seguir caminando no hay vuelta atrás, y las ganas de seguir observando. Ahora es su cabello lo que le está gustando más.

Si la brisa se hace presente, no despeina, sí la detiene y ahí dice frases utópicas…Momentos en el pasto, cuando toman leche con galletitas rellenas de chocolate, se dedica a escuchar masticar, suele comer por inercia, no se da cuenta de sus propias degustaciones, pero sí disfruta alimentándose…es ver tragar.

Muy pocas son los momentos donde aparecen los rayos ultravioletas que suben la temperatura de sus cueros cabelludos, ahí nacen las emociones oníricas de esas noches donde hacían el amor, donde en los parques, en bancas frotaba todo, con las luces.

En la ciudad todo es iluminado, lo que rodea sus cuerpos semiabrigados encandilan sus vistas y prenden corazones, más se unen…son amarillas y anaranjadas, pero las que realmente brillan son la de sus pupilas.

Nadie más la ve que ella, se tapa el rostro…






2 comentarios:

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

es tanto lo que dicen los ojos que con solo mirarlos se puede leer lo que sienten...

Andy Fallen dijo...

Un pequeño relato de una cotidianidad. Los ojos son poderosos, pero parece que confiamos mucho de ellos.

Lindo escrito.

Ojalá te pasen mas cosas bonitas como esta jeje (y espero que también me ocurra a mí... xD)

au revoir!