BLA BLA

domingo, 1 de marzo de 2009

Chica del centro *

Tú, si tú, siempre me das ideas geniales, dentro de lo que es la realidad para crear mis cuentos, se sabe que te quiero mucho y te adoro admiradora número uno…


















Dentro del varano, lo que más detesto es que siempre me pasan cosas, en el sentido que me cae la mala suerte, no lo digo por lo amoroso, más bien es algo personal, si no me caigo, me mando “” pastelazos””, me quedo como una mujer nerd por ser más atrasada que el resto. Lo digo, siempre me pasa. Pensar que el verano es vacaciones, “” vamos a la playa OH OH OH “”, como dice la cancioncita, disfrutar, descansar. Pero eso para la gente que si tiene vacaciones, o sea, que mala suerte tenemos los adolescentes, más aún, yo por ejemplo, ¡que vacaciones tengo!, salgo cerca de navidad, pasamos enero y en febrero al tiro empezamos a ver las cosas escolares. El maldito smog, transantiago, me colapsa, y el metro, con eso quedas especialista en hacer “” cucharita con la gente””, es verdaderamente atroz. A lo que yo tengo no le llamaría lindas vacaciones, descanso un poco más de cuando estoy en periodo escolar, pero en fin, así son las cosas para mí.
Pasando a lo que de verdad marcaron mis famosas vacaciones, no creí que esos días con el calor entre mis venas, la gota de sudor que envolvía mis mareos, se convertirían en los días más hermosos de tal verano.

El mes de febrero, se me dio la oportunidad de viajar unos días con mi familia, fui. Lo pase muy bien, pero extrañaba Santiago, y decidí volver antes, y también la razón que dentro del todo me preocupaba, era que dentro de la misma semana que volvería del sur, era cuando entraba devuelta a clases. Me vine un día jueves en la tarde, llegué súper cansada, solo dormí y me relaje, porque mi mama, me mandó a comprarme mis cosas al día siguiente. Por la mañana, me levanté muy tarde, diría pasado la una de la tarde, así que apuré mi trote y salí al centro comercial más cercano. Mientras comía mi manzana y yogurt, me encontré con mis amigas, que ellas por lo que vi, paseaban de lo lindo, y yo “” a última hora viendo mis cosas””. Me aconsejaron que fuera a los locales más baratos, era de buena calidad, solo que se demoraba un poco. Con abrazos de gusto por verlas me despedí y continué mi rumbo a donde ellas me habían aconsejado.

Lector, déjame decirte, que fue…. Lo peor, ¡que cosa más atroz por dios!, fue tan horrible, llegar, y una ola inmensa de gente, se me venía encima, el calor más me dejaba sin ganas de seguir, unas personas gritaban, otras andaban de muy mal humor, me causaba tanto rechazo, que hasta deseaba devolverme, pero solo seguí mi camino, era comprar y salir de ahí.
Busqué y no paraba de buscar, algo mas menos “” vació “”, e introducirme, quería puro llegar a mi casa, mi cabeza ya me dolía. No pasaron más de diez minutos y cerca del final de la calle, vi un local que al parecer estaba por cerrar. Corrí tanto que casi mis cosas boto, pero al llegar a la puerta del local, aparece el típico guardia calvo, grande como un gorila, que te toma del hombro y con voz grabe y pesada te dice “” Señorita, no puede pasar, estamos cerrando ya “”, solo lo mire con cara de cansancio y le respondí “” No veo que diga cerrado, y de hecho aún hay gente “”, justo el calvo desgraciado iba a responderme, cuando aparece de la nada una señora dejándome pasar, tan amable era que hasta me sacó una sonrisa ( capaz le di lástima, porque estaba toda desarmada y cansada de tanto buscar) y acepté, y muy tranquila ingresé al local.
La señora me ofreció sentarme, ella me decía que pocas veces atendía así a las personas, ya que eran muy malhumoradas, y se llenaba, ahora que había poca gente, tenía “” como el tiempo”” para ser su minuto amable. Cuando me senté en esos pisos, observaba el local, y no había mucha gente atendiendo, percibí que la mayoría se había ido, así que la misma señora me atendió (debe ser la jefa, pensé). Compré todo y cuando me estaba por ir, me vinieron unas ganas enormes de ir al baño, la señora lo notó tanto, que me ofreció el baño del local (por un minuto creí que esto ya era como un local de cinco estrellas, por tanta amabilidad), no le podía decir que no, si ya estaba que me hacía en mis pantalones. Cuando salí del baño, tomé mis bolsas, y cuando subí un poco la mirada, noté que al lado del baño un poco más lejos se hallaba, así como estilo de bodega, pero la puerta era toda colorida, me llamó la atención y quise ir a ver de pura copuchenta, abrí la puerta un poco, acerqué mi vista, y había una mujer, más menos de veinte años, que estaba ordenando la ropa, pero algo le pasaba, yo lo sentía. Abrí la puerta por completo y ésta me queda mirando y le dije ¿te encuentras bien?, me miró seriamente y sin pestañar, pasó por el lado mío __Sí, gracias ___me di vuelta, y ella al salir de la bodega, se desmayó. Al primer pensamiento cuando la vi, no atiné a nada, creí que se trataba de un juego, pero reaccioné a tiempo y salí también y me agaché a ayudarla. La puse entre mis brazos y le empecé a dar unas pequeñas cachetadas en su cara (que por cierto era hermosa), cero señal de algo de esta muchacha, así que mientras la tenía conmigo, alcé mi voz y grité ayuda. Pocos segundos más tarde llega la señora, y reaccionó lo más normal del mundo. Me dio rabia, o sea, una muchacha que trabaja con ella, se desmaya y no hace nada. Yo por mientras seguía con esta mujer, y le hacía cariño en el pelo, ahí noté que estaba a una temperatura alta, y como la señora no hacía nada, le pedí por favor que trajera un paño húmedo para refrescarla. La señora cuando volvió con el paño, me comentaba, que esto era una cosa de todos los días, muchas veces habrían querido echarla pero ella insistía que no, siempre le han dejado ser ordenadora y hacer inventario en la bodega, es como el trabajo más fácil, no quiere sentirse menos por así decirlo, sin embargo, al decirme que es de todos los días, es porque algo tenía. Yo ya tenía que irme a mi casa, pero esa mujer me preocupó,y cuando le puse el paño en su frente, pasaron unos minutos y logró abrir los ojos, en eso la miré tan cerca, y me sonrió otra vez y me dice ¿ Cómo te llamas? Con voz cansada.__Isabel, y ¿tú?___Mariana, oye Isabel, gracias, nadie a sido así conmigo.__No te preocupes__, le dije amistosamente. Justo cuando entablábamos conversa, me llaman al celular, dándome la orden de a mi hogar. Ahí volví a mi realidad y le dije a Mariana que tenía que volver a mis asuntos, pero…No sé me daba nostalgia dejarla sola ahí y que nadie se preocupara (bueno, también es culpa de Mariana, no debería trabajar en esas condiciones), le ofrecí si quería caminar conmigo, así tomaría aire. Aceptó feliz, pero con el desmayo, le costaba caminar. Pero yo la ayudaba, le puse su brazo en detrás de mi cuello, y le tomé la cintura, y salimos del local.
Cuando caminábamos, hubo un pequeño silencio, luego le dije, si quería pasar a tomar algo, me dijo que no quería nada, solo dormir. Pero era raro, porque ser tan hermosa, creo que era la mujer más linda que haya visto en mi vida, pero algo en sus ojos, me hacía pensar que tenía algo malo. La obligué de cierta forma a tomar algo, o comer, se veía débil, no le quedó mas remedio que aceptar. Mientras trataba de ingerir algo, le pedí por favor, que me contara que le pasaba, (no estaba en mi derecho, ni nos conocíamos, pero más que mal yo la ayudé), frunció el entrecejo cuando me miró ___ ¿Cómo sabes que me pasa algo?, si un desmayo le pasa a cualquiera por el cansancio. _Yo lo noto, en tu mirada, tu piel, eres tan linda, sin embargo, algo en ti me dice que no estas bien.__Le dije seriamente.
Creo que ella se daba cuenta, que a mi ella no me daba lo mismo, pensar que era primera vez que nos veíamos, ambas sentíamos que algo nos conectaba, Mariana por su parte fue muy amable y me contó.
Se nos pasaron las horas y ya se hacía muy tarde, me preguntó en que parte vivía, cuando le respondí me dijo que vivía siete cuadras más abajo. No me importó que me reataran, si hice una buena acción en ayudar a una muchacha y mayor que yo (yo tengo 17 y ella 20), la llevé a su casa, y por lo menos ya se sentía mejor, conversábamos de nuestras vidas, y al llegar a las puertas de su casa. Ella me abrazó y dándome las gracias, le dije que fue un gesto amable, no podía dejarla ahí. Me dio pena también saber que nadie de su trabajo la ayudaba. Cuando nos dimos el abrazo, quedamos muy cerca, no la paraba de mirar, y de acariciarle el pelo, le agradecí por tener una confianza conmigo y dejar que la trajera a su casa. Ella me tocó los labios, y con sus mismo dedos, me cerró lo ojos y me besó.

Fue mágico, porque sentí muchas cosas, mi estómago formaba cosas lindas, y ahí acaricié a Mariana, me pidió que jamás la olvidara, porque yo al entrar a clases ella se marcharía fuera de Santiago, para hacer sus tratamientos y tiene que irse con su familia. Creo que eso me causo pena, quería volver a verla. La besé otra vez, le deseé buena suerte en todo, le di mi teléfono en caso de lo que fuera, porque la verdad era que me enamoré en cuanto la vi en la bodega. Era el momento de despedirme, tenía ganas de llorar, justo el día antes de entrar a clases, conocí a una mujer espectacular, pensar que ella no estaba bien, si tan solo se hubiera quedado. Hubiese estado todos los días de mi vida con ella, porque la amo, sé que ella también me ama a mi , algo tan mutuo y perfecto, no tiene defectos, solo entregar frases lindas de amor. Nos besamos por última vez, y me marché, me di vuelta para decirle adiós con mi mirada, y mis manos, pero ella ya no estaba. Siempre diré que el primer amor de mi vida fue la chica del centro.

6 comentarios:

~ Neutra dijo...

o.o*

Mariana e Isabel (L) ...en el cuento vivo a siete cuadras de tí, no sabí cómo me gustaría que fuese real *-* pero no .__.* Pero también dice que se tiene que ir fuera de Santiago y ojalá que a mí no me pase xd xd

Que bonito sería enamorarse así altiro, cuando se cree que todo es perfecto y que al principio todo es bello. Son tus fantasías amor.

Aiw cómo sería la chica del norte o la chica del sur jkajka.

~ Neutra dijo...

Y que todo pasa tan rápido :S una no se dá ni cuenta lo mucho que puede sentir por otra persona. Yo me doy cuenta cuando estoy a punto de perderla, y eso de separarse no lo quiero vivir.

~ Neutra dijo...

La chica del centro sintió confianza de inmediato contigo, sólo que tenía miedo de contar sus problemas porque es bastante reservada, aunque todo nunca se debe contar en estas cosas.

~ Neutra dijo...

Oye tú escritora mía, te quiero harto, bastante, suficiente para amarte. (L)

ANGIE dijo...

asi da gusto hacer compras escolares de última hora!!!

besitos.

te kiero pendex

wings_for_marie dijo...

coni una cosa
cuando te hagan una crítica pesada tómalo de quien venga.
SI TE LA HACE UN WEON Q SE CREE EXPERTO EN FILOSOFIA CUANDO ESTUDIA EN EL INCAPAS O EL DUOC, O SEA UN INSTITUTO TOO CAGAO Y PENCA TU CREI QUE SERA EXPERTO EN FILOSOFIA?
no como uno q saca 800 en psu de lengaje queda en LA CHILE ESTUDIANDO DERECHO, yo si te puedo hacer una crñitica de filosfía e hiperbaton, mira q los weones q critican hipérbaton son los que se fijan en las figuras literarias más pencas y no saben criticar nada más.
para tu edad estas bastante bien y si siguen criticándote asi de verdad velo de quien viene

un weon de 20 y tantos años q se mete con una niña mucho menor q el de verdad es un hombre?
un maricon metiendose con una cabra chica perdida en la vida "experto en filosofia" en la universidad, perdon perdon
no le alcanza para universidad

INSTITUTO CULIAO PENCA
estudiando filosofía
SALE PAL LAOOOOOOOOOOOO!!!!!!!!!!
mi huachita yo tengo profes de europa europea y apenas pueda te metere de infiltrada a una clase

jaja asi que no pesque weones de 4 categoria
dale?

te quiero
:)